121doc.es
Inicio
Impotencia

Impotencia

La disfunción eréctil tiene remedio o tratamiento. La falta de autoestima, pérdida de confianza, inseguridad, frustración o simplemente tristeza podrían ser algunas de las razones que causa el tener problemas de mantener una erección. A pesar de que muchos hombres se sientan aislados en su día a día, las estadísticas demuestran que la falta de erección tiene en nuestra sociedad un impacto mayor del que podamos creer. De hecho, alrededor de 1 de cada 3 varones sexualmente activos puede tener problemas de erección -ya sea de forma ocasional o continuada- a lo largo de su vida adulta. La impotencia o disfunción eréctil puede afectar tanto a hombres maduros como a hombres jóvenes. 

¿Cómo tratar la impotencia? Afortunadamente, la sexualidad masculina ya no tiene por qué verse condicionada por la disfunción eréctil. Desde que en 1998 se lanzase al mercado las pastillas de Viagra de los laboratorios Pfizer, los medicamentos para tratar la impotencia masculina no han dejado de ampliarse. Así, otros remedios para la impotencia eficaces son el medicamento en pastillas de Cialis, disponible en diferentes dosis, cuyos efectos son efectivos a los 30 minutos de la toma y tienen una duración de hasta 36 horas. Y otro de los tratamientos es Levitra de los laboratorios Bayer. Gracias a estos medicamentos para la impotencia, hombres maduros y jóvenes pueden mejorar las erecciones y mantener la penetración. 

121doc es una vía ideal para todos aquellos hombres que, ya sea por pudor o por razones prácticas, dudan en acudir a la consulta de su doctor para ponerle remedio a sus problemas de disfunción eréctil. Para tener acceso a un tratamiento, deberá rellenar un cuestionario médico online en el que se recopila la información más relevante sobre su estado de salud. Diseñado por nuestro equipo médico, el objetivo de sus preguntas es verificar algunas de las respuestas claves empleadas en el diagnóstico de la impotencia sexual. Así, nuestros doctores podrán asegurarse de que el medicamento solicitado para la impotencia es el adecuado y seguro para usted.

Síntomas de la impotencia

La disfunción eréctil se manifiesta en un único síntoma: la falta de erección. Ésta, sin embargo, puede ser transitoria o permanente. En el primer caso hablaremos de impotencia secundaria, mientras que en el segundo, diremos que se trata de impotencia primaria. Aquélla tiende a desaparecer con el tiempo o al solucionarse los problemas de raíz que la originan. Ésta, sin embargo, acompaña al hombre a lo largo de su trayectoria sexual. Tanto una como la otra pueden ser combatidas eficazmente con medicamentos específicamente destinados a tal fin.

La erección masculina es un proceso fisiológico que se desencadena como respuesta a una excitación sexual de un determinado nivel. El flujo sanguíneo aumenta en la zona del pene, haciendo así que sus cavidades se llenen, dilatándolo. Su posición flácida se convierte en erecta, la forma requerida para llevar a cabo la penetración. La impotencia se manifiesta, precisamente, en la imposibilidad de alcanzar esta fase o de mantenerla el tiempo suficiente para mantener relaciones sexuales completas.

La falta de erección y sus causas

Los problemas de erección suelen atribuirse a causas de orden emocional o fisiológico. A la hora de buscar el tratamiento para la impotencia más adecuado, es imprescindible realizar un reconocimiento físico y un examen psicológico que permitan determinan el origen exacto del problema. De ese modo, éste podrá combatirse directamente desde su raíz. A continuación le presentamos un esquema con las causas de la impotencia más comunes.

Falta de erección por problemas psicológicos:

  • Culpa
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Cansancio
  • Problemas de pareja
  • Hastío en la relación

Condicionantes físicos que pueden causar impotencia:

  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Alcoholismo
  • Sobrepeso u obesidad
  • Medicación y sus efectos secundarios
  • Deterioro arterial
  • Lesión medular o cerebral
  • Cirugía de próstata
  • Cirugía abdominal

Encontrar el tratamiento para la impotencia más adecuado

Hasta hace unas dos décadas, la falta de erección solía considerarse un problema de salud crónico y de difícil tratamiento. En la actualidad, y gracias a los avances en el terreno de la farmacología, los hombres que la padecen disponen de recursos a su alcance que les permiten recuperar su capacidad eréctil. Una vez efectuado el diagnóstico, el urólogo o médico de familia puede derivar al paciente a una terapia psicológica o bien prescribirle un tratamiento con los medicamentos con receta médica enumerados anteriormente. Si la disfunción eréctil está ligada a alguna complicación de salud secundaria, se requerirá también especial atención a la misma. Los síntomas de la impotencia podrán verse de ese modo mejorados.