121doc.es
InicioITS
Herpes genital

Herpes genital

El herpes genital es una infección de carácter vírico, clasificada como enfermedad de transmisión sexual (ETS). Y es que su principal vía de contagio son las relaciones íntimas no protegidas con una persona infectada. Las estadísticas reflejan que, a pesar de que su impacto mediático sea mucho menor que el de otras patologías como la sífilis, la clamidia o la gonorrea, las cifras de afectados no dejan de crecer. El Foro Internacional para el Tratamiento del Herpes y entidades colaboradoras subrayan que, a pesar de que los datos disponibles son un tanto vagos, entre un 20 y un 30% de la población adulta localizada en el norte de Europa y en los Estados Unidos podría sufrir herpes genital. El porcentaje sería ligeramente superior que en los países mediterráneos, donde el virus del herpes afectaría a entre el 10 y el 15 por ciento de los adultos. El herpes genital está especialmente presente en hombres y mujeres jóvenes, menores de 40 años.

Al contrario que otras muchas enfermedades, el herpes genital puede permanecer latente durante un largo período de tiempo, manifestándose en brotes más o menos recurrentes. Está causada por el llamado virus del herpes tipo 2 (VHS-2), más agresivo que el tipo 1 (VHS-1). Éste es el responsable de las formas más leves de infecciones por herpes como las labiales. Sus síntomas son, en general, menos relevantes y más fáciles de tratar que en el caso del herpes genital. Se considera que hasta un 80% de las personas contagiadas de esta enfermedad vírica desconocen que son portadoras de la misma, descubriéndolo gracias a la aparición de un brote. El tratamiento para el herpes pasa por la aplicación de fármacos antivirales orales que combatan de forma eficaz las manifestaciones de la enfermedad. También pueden prescribirse para prevenir el surgimiento de nuevos brotes y reducir su intensidad.

En 121doc podrá encontrar tres fármacos para el tratamiento para el herpes genital: Valtrex, Aciclovir y Famvir. También son válidos para brotes de herpes labial o herpes zóster. Para poder adquirirlos, usted deberá rellenar una serie de preguntas médicas dentro del proceso de compra. Gracias a la información proporcionada (muy similar a la que podría requerirle su propio doctor en la consulta), nuestro equipo de médicos colegiados en la UE estimará si el medicamento solicitado es el más adecuado en función de sus síntomas y estado general de salud.

 

Herpes genital: definiendo el virus del herpes que lo causa

El virus del herpes genital se denomina VHS-2, diferenciándolo del VHS-1 en función de la zona corporal en la que se desencadenan. El primero afectaría a áreas por debajo de la cadera, mientras éste englobaría al herpes zóster y al herpes labial.

En un alto porcentaje de los casos diagnosticados, el herpes genital se ha contraído al mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. El virus del herpes es altamente contagioso, necesitando tan solo de contacto piel contra piel para expandirse. Al tocar de forma prolongada el área del cuerpo en el que se ha producido el brote, éste puede fácilmente extenderse a otras personas. Por ello, el herpes genital se transmite no solo mediante el sexo vaginal y la penetración, sino también a través de prácticas orales o por el propio roce de los cuerpos. Puede ser sintomático o asintomático. En el primer caso, sus primeros signos comenzarán a dejarse sentir entre los 4 y los 7 días posteriores a la exposición al virus del herpes genital.

Principales síntomas del herpes genital

Se considera que los síntomas del herpes genital tienden a ser más graves en el primer brote. Tras un breve período de incubación, se desencadenan los siguientes signos de esta infección de transmisión sexual:

  • Úlceras en los genitales
  • Ampollas acuosas rojizas
  • Flujo vaginal en la mujer
  • Dificultad para orinar
  • Dolores musculares
  • Fiebre
  • Sensibilidad al tacto en los ganglios linfáticos del área inguinal

Tras contraer herpes genital, los síntomas anteriores suelen dejarse sentir durante un período que puede prolongarse hasta tres semanas, siempre y cuando no se aplique un tratamiento efectivo para combatirlos. En los brotes sucesivos, las manifestaciones se limitan normalmente a:

  • Llagas rojas
  • Ampollas y ulcerado genital
  • Picor y escozor alrededor de los genitales

Entre los factores más comunes que desencadenan brotes de herpes genital recurrentes están el estrés y la ansiedad, el cansancio y la fatiga, el consumo excesivo de alcohol, la exposición directa de los genitales al sol y una fricción anormal de la zona genital.

¿Cuál es el tratamiento para el herpes genital?

El herpes genital, al igual que el herpes labial o el herpes zóster, es incurable. Una vez que se contraer la infección, el virus que la causa permanece en el organismo en estado latente. El tratamiento para el herpes es, pues, de tipo preventivo y paliativo. Entre los antivirales de doble acción más prescritos están, tal y como se ha apuntado anteriormente, Valtrex, Aciclovir y Famvir. Gracias a su principio activo (valaciclovir, aciclovir y famciclovir, respectivamente), permiten cortar de raíz los síntomas de un brote de herpes, pudiendo usarse como tratamiento a medio plazo para prevenir nuevos casos.

Además del tratamiento para el herpes genital a base de fármacos específicos, los especialistas recomiendan adoptar una serie de medidas higiénicas que reduzcan la propensión a sufrirlo. Es importante:

  • Usar ropa no demasiado ajustada
  • Mantener el área genital seca y limpia
  • No tocar las úlceras o lavarse las manos con agua y jabón al hacerlo
  • Evitar mantener relaciones sexuales