121doc.es
InicioETS
Cistitis

Cistitis

La cistitis es uno de los problemas más frecuentes en las mujeres, ya que se estima que en una de cada dos la sufren a lo largo de su vida. La cistitis tiende también a convertirse en una enfermedad crónica, ya que en la mayoría de los casos es probable que se produzcan recaídas. Sin embargo, existen tratamientos muy buenos para la cistitis que normalmente proporcionan un alivio inmediato de los síntomas irritativos de la enfermedad.

La cistitis no es una enfermedad de transmisión sexual, pero es más común en las mujeres sexualmente activas. Es más común en las mujeres debido a que tienen una uretra más corta en el hombre y su orificio de salida está situado más cerca del ano, que facilita la transmisión de bacterias.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una inflamación crónica de la vejiga femenina. Los principales síntomas son el dolor o el ardor al orinar, así como la necesidad frecuente de hacerlo. Hay dos tipos de cistitis y la única forma de saber de cuál se trata es someterse a un análisis de orina.

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis?

Los síntomas típicos de la cistitis bacteriana son el dolor y la sensación de ardor al orinar, con ganas de orinar con urgencia y mucha frecuencia aunque no haya mucha orina. También se nota una sensación de peso o dolor en el bajo vientre y, en ocasiones, dolor durante las relaciones sexuales. En casos graves, cuando la infección se propaga a los riñones, los síntomas anteriores pueden estar acompañados por una orina turbia o rojiza debido a la presencia de sangre. Igualmente, puede acompañarse de dolor de estómago, de espalda, fiebre y debilidad en general.

¿Cómo se trata?

La cistitis puede curarse con antibióticos por vía oral. Uno de los más eficaces contra la cistitis es el Trimetoprim tomado 2 veces al día durante 3 días. Los síntomas tienden a desaparecer en tan solo un día de tratamiento.

Tipos de cistitis

Cistitis bacteriana: Este tipo de cistitis se debe a una infección que, en la mayoría de los casos, está causada por bacterias fecales como la E.coli (Escherichia coli). Estas bacterias, normalmente presentes en el recto, pueden llegar hasta la uretra y hasta a la vejiga. Cuando lo hacen, el sistema inmunológico puede ser incapaz de controlarlas, por lo que proliferan y dan origen a una infección.

Si no se trata, la cistitis puede extenderse a los riñones y provocar consecuencias más graves. Por esta razón, no debe subestimarse el alcance de la cistitis y es importante que se diagnostique y trate a tiempo. En aproximadamente un 60% de los casos, la cistitis bacteriana tiende a repetirse pasado un tiempo sin que exista una causa aparente.

Cistitis intersticial: En un tercio de los casos, la inflamación de vejiga tiene un origen no bacteriano. En eses casos se denomina cistitis intersticial o Síndrome de la Vejiga Dolorosa. Este tipo de cistitis, que afecta generalmente a mujeres de 40 años, es crónico y sus síntomas tienden a empeorar durante la semana antes de la menstruación. Esta enfermedad obliga a las mujeres a convivir con la urgencia constante, frecuente y agotadora de orinar.

Causas de la cistitis

La principal causa de cistitis bacteriana es una infección por bacterias que se encuentran en el área anal. Al ser la uretra femenina muy corta (unos 6 centímetros en comparación con la de los hombres) y al estar localizada junto al ano, las bacterias pueden llegar fácilmente a la vejiga. Así, las mujeres están 8 veces más expuestas a este tipo de infecciones que los hombres. En otros casos, la cistitis puede estar causada por una proliferación descontrolada de bacterias presentes en la orina y hasta en la vejiga.

Trimetoprim - cistitis

Tratamiento antibiótico para infecciones del tracto urinario como la cistitis.

Trimetoprim tratamiento para la cistitis